Elenco del programa "Por eso yo canto"

La música como herramienta de transformación social para toda una comunidad


Proyecto social creado por Fiat y hoy administrado por la propia comunidad, Árvore da Vida (Árbol de la vida) celebra 15 años con un espectáculo que conmovió el escenario y la audiencia

04 de noviembre de 2019 - El escenario y la audiencia del tradicional Cine Theatro Brasil, en Belo Horizonte (MG, Brasil), fueron cautivados por la emoción en la presentación del espectáculo "Por que yo canto", en celebración del 15 aniversario del Instituto Árbol de la Vida (IAV), el 23 Octubre. Punjante, el musical también fue la celebración de la vida y el potencial de los adolescentes que forman parte del Árbol de la Vida, un proyecto que nació en 2004, en Jardim Teresópolis, cerca del Polo Automotriz Fiat, en Betim (MG).

En asociación con el grupo de teatro Ponto de Partida, el espectáculo trata sobre cada uno de los adolescentes, de estar juntos, sobre el poder que existe de forma colectiva. La directora artística de Ponto de Partida y el espectáculo, Regina Bertola, explica que el repertorio del musical, que presenta canciones como "A carta" de Djavan y Gabriel O Pensador, "Baila Comigo" de Rita Lee y "Só Eu Sou Eu" de Marcelo Jeneci - señala el hecho de que cada uno de los estudiantes del IAV es único, insustituible y tiene su propio camino; Pero este camino debe seguirse con felicidad, y la felicidad no es individual. "Cuando uno descubre esto, también descubre un camino a los deseos, a la expresión de la propia voz, a lo que se desea individualmente y para todos", dice Regina. Según el director, lo que hace el Árbol de la Vida es eso: ayudar a descubrir la voz con propósito, con trabajo, con alegría, con belleza y con el poder que tiene el arte. “Tienen voz y el propósito es ocupar la escena y obtener un papel principal. Las personas nacieron para ser felices. Fue por eso”, explica.

Detrás del escenario "Por eso yo canto"“Por eso yo canto” estuvo marcado por la ansiedad antes del estreno y mucha emoción durante la presentación.

Los ensayos para el espectáculo duraron unos cinco meses, con la participación de 41 adolescentes. "Nos preparamos mucho y queríamos transmitir nuestra energía al público", dice Medleing Lissa Souza, de 14 años, estudiante del taller del coro desde 2016. Según ella, la presentación superó las expectativas. "Fue increíble, salió mucho mejor de lo que esperábamos y quería que se repitiera, porque incluso tratando de disfrutar cada segundo de la presentación, mi sensación fue que terminó demasiado rápido", cuenta emocionada. Pedro Ferreira, de 19 años, miembro del Árbol desde 2010 y actualmente monitor de percusión, también participó en el musical. "Fue maravilloso. Fue un día esperado por todos, todos ansiosos antes de subir al escenario, pero los aplausos dieron la sensación de logro después de toda la preparación que tuvimos”, dijo.

No hay duda de que la energía y la emoción del escenario tocó el público. Para la invitada Brenda Silveira, periodista y productora cultural, "Por eso yo canto" fue uno de los espectáculos más brasileños que haya visto en 30 años de producción cultural. "Cuando el elenco cantó" O Homem Falou ", Gonzaguinha estaba en la vena. El teatro estalló de alegría”, explicó. Brenda dice que salió con una semilla de esperanza en su corazón, segura de que un Brasil feliz es posible.

“Si pudiera describir una palabra que resume esta noche es orgullo: orgullo de este proyecto, la forma en que el Árbol de la Vida y la comunidad de Jardim Teresópolis crecieron juntos. Es precisamente esta asociación y esta complicidad lo que celebramos ”, dijo Fernão Silveira, Director de Comunicación Corporativa y Sostenibilidad de FCA para América Latina. Según Luciana Costa, Coordinadora de Sostenibilidad de FCA para América Latina, “el espectáculo fue un día de alegría y celebración, con nuestras familias y la comunidad de Jardim Teresópolis. Nos fuimos transformados.

Vea algunos momentos del espectáculo en el siguiente video:


Árbol de la vida y de los sueños

Creado en el 2004 como un proyecto social Fiat e independiente desde el 2017, siguiendo un camino de madurez y prominencia, el Instituto Árbol de la Vida es hoy una asociación sin fines de lucro compuesta y administrada por miembros de la comunidad misma. Desde su inicio, tiene como objetivo proporcionar oportunidades para el desarrollo socioeconómico de la región a través de actividades culturales (el espacio ofrece talleres sobre guitarra, percusión, canto coral y formación humana), inserción en el mercado laboral y generación de ingresos. Por eso es el árbol de la vida.

Cuando comenzó el Árbol, el educador Lucas Souza tenía nueve años. Hoy tiene 24 años y desde el 2013 ha sido maestro en el programa. También formó parte del elenco del espectáculo de 15 años. El trabajo del educador comenzó como monitor de percusión y actualmente es responsable de las clases de guitarra (tiene más de 40 estudiantes en seis clases). "Tengo un sentimiento de gratitud por la oportunidad", reconoce. Medleing también sueña con ser una maestra del IAV. Para ella, desde que empezó, el proyecto solo mejora. “No solo quiero aprender; quiero hacer que las cosas sucedan, ayudar a mis colegas", dice. El árbol de la vida es también un árbol de sueños.

Jóvenes del Árbol de la vida se presentaron con Andrea BocelliEn el 2011, los jóvenes del Árbol de la vida se presentaron con el tenor italiano Andrea Bocelli ante una audiencia de más de 80,000 personas.

Para Maiara Wenceslau, Gerente de Proyectos de IAV, "La música tiene el poder transformador de trabajar las capacidades más sensibles del individuo y mejora la singularidad de cada uno". Con todo el trabajo realizado, el Árbol de la Vida termina siendo un centro de referencia para la comunidad”, dice. Y la autonomía lograda al convertirse en una organización sin fines de lucro le permite a la comunidad misma dirigir las acciones del programa.

Este año (2019), hay 680 participantes y el salto en la calificación de aprobación escolar de los estudiantes que participan en el Árbol de la Vida es un ejemplo del éxito del programa. La tasa, que era del 71% en 2004, alcanzó el 96% en 2018. Se observó el mismo logro en términos de permanencia en la escuela. Además, los adolescentes que participan o participaron en el programa tienen 3.6 veces más probabilidades de continuar estudiando y 4.8 veces más probabilidades de graduarse de la universidad.

Según Luciana Costa, lo más importante en estos 15 años ha sido la apertura del diálogo con la comunidad. “Es nuestra política estar más cerca de las comunidades en las que operamos y abrir el diálogo. Es lo que se espera de una empresa que propone resultados, excelencia. Además, el grupo FCA tiene presente que invertir en educación es una prioridad. Durante este período, podemos hablar no solo del impacto en el área de la educación sino también del fortalecimiento de la comunidad, la empleabilidad y la generación de ingresos. Hay muchos aprendizajes involucrados en la asociación”, explica.


Texto: Vanessa Costa

Fotos: Divulgación

Related Stories

Un camino afectivo que une a Italia, Brasil y Argentina

Read More

Transformación por la educación

Read More