Sign In

Los primeros frutos llegan al mercado de trabajo


Todos los alumnos de la primera clase del proyecto "Árbol de la Vida - Capacitación Profesional" conquistan su primer empleo

09 de noviembre de 2018 - La FCA retomó el proyecto "Árbol de la Vida – Capacitación Profesional". Se abrieron 80 vacantes en Belo Horizonte (MG), São Paulo (SP), Río de Janeiro (RJ) y Salvador (BA), para calificar a jóvenes de 18 a 24 años en situación de vulnerabilidad social y apoyarlos en la inserción en el mercado de trabajo. Los cursos se realizan en asociación con el Senai, el Instituto Árbol de la Vida (IAV), el Instituto de Oportunidad Social (IOS), el ISAA (la universidad corporativa de la FCA) y las concesionarias Fiat y Jeep.

El primer grupo que se graduó en Belo Horizonte contó con 20 alumnos. Las clases se realizaron en la unidad Horto del Senai, en un período de 20 días, sumándole a los estudiantes más de 150 horas de formación humana y técnica (del área automotriz). Además de la edad, para participar en la formación, el prerrequisito era de haber concluido el curso técnico en el Senai.

"Más que calificar a los jóvenes para el mercado de trabajo, la FCA está comprometida en construir cambios duraderos en sus vidas al ofrecer la conexión de sus historias con la de nuestros socios, las concesionarias", declara el gerente de Entrenamiento de la Red de Concesionarias FCA, Rogério Machado, que participó en la idealización del proyecto.

Junto con sus certificados de finalización del curso, los alumnos recibieron ofertas de trabajo en la red de concesionarias convenidas. Ellos empezarán en funciones de asistencia, revisión de vehículos y actividades afines. "Tuvimos la dicha de ver el 100% de los alumnos de esa primera clase ser contratados por las concesionarias Fiat y Jeep. Ese fue uno de los grandes objetivos: garantizar la empleabilidad ", conmemora Rogério.

El analista de entrenamiento técnico de Isvor desde hace cinco años y uno de los instructores del curso de Belo Horizonte, Filippo Mota se graduó en el segundo grupo del proyecto, en el 2007. Hoy cursa Ingeniería Eléctrica y acaba de ser premiado como mejor instructor de entrenamiento técnico de la CNH Industrial en América Latina. "Fue una enorme satisfacción participar nuevamente del proyecto, pero esta vez en el puesto de instructor. Me quedé muy motivado para hacer el mejor trabajo, de la misma forma que mis profesores lo hicieron para que me convirtiera en el profesional que soy hoy.

De acuerdo con Filippo, el curso tiene una gran relevancia en la vida de los alumnos. "El proyecto abre una puerta y crea un horizonte de posibilidades que le permite al joven convertirse en un óptimo profesional, reconocido en el mercado de trabajo". Para la red de concesionarias, las ganancias también son expresivas. "Formamos un profesional preparado y apto para realizar un trabajo de excelencia", concluye el instructor.

Responsable por el módulo de formación humana del curso, la psicóloga social del IAV, Kênia Patricia Silva, acompañó a los jóvenes durante su formación y va a asesorarlos también durante el período de adaptación en las concesionarias. "La formación humana tuvo el objetivo de contribuir con el desarrollo de habilidades, capacidades profesionales y comportamentales de los estudiantes, complementando la formación técnica que recibieron del Isvor", explica. Además de reflexiones basadas en temas transversales, las clases también reforzaron los valores personales y sociales, buscando el crecimiento de cada alumno.

La única mujer de la clase, Bárbara Otávia de la Cruz Antônio (foto), de 21 años, elogió el curso después de la ceremonia de graduación y dijo que no se intimidó con el ambiente de 19 hombres, y que está ansiosa por comenzar. "Busqué el área automotriz por curiosidad y me encanté. Me gradué en el curso técnico en Mantenimiento Automotriz en el Senai en 2016 y hoy hago el de Automatización Industrial. El curso del Árbol de la Vida fue una oportunidad maravillosa, tanto en el área técnica como la humana. Aprendí mucho y estoy preparada para el mercado de trabajo. Ahora voy a trabajar y continuar estudiando. ¡Quiero hacer Ingeniería Mecánica!", Planea.

Junto a Bárbara, Luiz Eduardo da Silva Borges (foto abajo), 19 años, fue orador de la clase. Se destacó en el curso, por la suma de las evaluaciones de desempeño y participación semanales. "Di lo mejor de mi en el curso", dice el graduado. Estoy más que animado con la oferta de empleo, ansioso por mostrar lo que he aprendido. Trabajar con lo que a uno le gusta es muy bueno, porque trabajamos con placer".


La selección del curso fue concurrida con más de 300 personas. De todos los candidatos que concluyeron el curso técnico de Mecánica Automotriz del Senai y mostraron interés, el IOS seleccionó a aquellos que se encajaban en situaciones de vulnerabilidad social y estaban dentro del grupo de edad definido. Luego procedieron por evaluaciones psicosociales e hicieron pruebas de portugués y matemáticas antes de pasar a las siguientes etapas. "Fueron tres etapas, con entrevistas y dinámicas", cuenta Bárbara.

"Más que un curso, el proyecto dio luz a la vida de las personas y con la oportunidad de mejorarla. Una nueva vida para cada uno de nosotros ", completa Luiz.


Historia

El proyecto "Árbol de la Vida – Capacitación Profesional" comenzó en el 2006 en Betim (MG), para beneficiar a la comunidad del entorno del Polo Automotriz Fiat. A lo largo de los años, el proyecto creció, sumando, hasta el 2014, la formación de 670 jóvenes en Belo Horizonte (MG), Betim, São Paulo (SP), Río de Janeiro (RJ), Salvador (BA), Recife (RE) , Brasilia (DF), Porto Alegre (RS) y Curitiba (PR), siempre en sociedad con la Red de Concesionarias Fiat. Fueron 33 grupos, de diferentes áreas del sector automotriz. El nivel de empleabilidad fue del 87%.

En el 2017, el Árbol de la Vida pasó por importantes reestructuraciones, convirtiéndose en un instituto (IAV), una asociación sin fines de lucro compuesta y gestionada por miembros de la propia comunidad. "Es en este nuevo contexto que el 'Árbol de la Vida – Capacitación Profesional' está siendo retomado, pasando a abarcar las concesionarias Fiat y Jeep", explica la coordinadora de Sustentabilidad de la FCA para América Latina, Luciana Costa.


Texto: Daniel Schneider

Fotos: Divulgación

Historias Relacionadas

"Es un privilegio poder estudiar"

Lee mas

"Lo que creamos aquí es lo que esperamos que la gente admire. Eso cambia vidas".

Read More