Invernadero con plantas

Sostenibilidad: el único camino posible para el futuro


En el mes en que se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, Fiat y Jeep conmemoran resultados de gestión ambiental en las fábricas

28 de junio de 2019 - Con estrategias específicas para cada fábrica, Fiat y Jeep conmemoran los resultados de sus acciones de la preservación del medio ambiente, conquistados con tecnología, compromiso de los empleados y participación de la comunidad.

Exponente de la Industria 4.0, el Polo Automotriz Fiat, en Betim (MG, Brasil), utiliza tecnologías como Realidad Virtual e Internet de las Cosas para obtener, más que eficiencia en los procesos productivos y una mejor gestión ambiental. En tres años, la planta redujo en un 12% la cantidad de residuos generados, además de consumir un 23% menos de energía y un 37% menos de agua para cada vehículo producido. En los últimos dos años, los recursos dirigidos a la gestión ambiental sumaron R$ 96,6 millones, incluyendo acciones de educación ambiental y desarrollo de nuevas tecnologías.

La Isla Ecológica de la fábrica

En la unidad de Prensas, la Realidad Virtual se utiliza para definir con más precisión los recortes de las láminas de acero, evitando desperdicio. Las sobras no son descartadas, pero encaminadas, como retazos nobles, para que los proveedores las utilicen como materia prima para la producción de piezas más pequeñas de la carrocería, como la tapa del tanque de combustible, por ejemplo. El líder del pilar Medio Ambiente en Prensas, Marco Túlio Cruz, explica que "del total de acero consumido en la unidad, el 51% son efectivamente utilizados en las piezas de la carrocería y el resto es enviado a proveedores, como materia prima en otros procesos".

Los residuos generados en el Polo Automotriz Fiat son enviados a la Isla Ecológica de la fábrica, que cuenta con un equipo dedicado a gestionarlos. Nada se envía a los vertederos. De hecho, el Polo Automotriz Fiat es la primera fábrica del sector automotriz en Brasil que ha conquistado la meta del Vertedero Cero. Desde el 2011, 100% de los residuos se reciclan o se reutilizan. En los últimos cinco años, siete mil toneladas de plástico y 9,4 mil toneladas de papel fueron encaminados para reciclaje. La fábrica desarrolló incluso una innovadora técnica de reciclaje de espuma de poliestireno, que reduce el volumen del material en 50 veces. La FCA trabaja con el principio de las 5R: Rechazar, Reducir, Reutilizar, Reciclar y Recuperar. Vea el siguiente vídeo para saber más:


El Internet de las Cosas tiene hoy un papel fundamental en la reducción del consumo de energía. En el área de carrocería, uno de los proyectos es la modulación de los ventiladores de la torre de refrigeración de las pinzas de soldadura, que antes funcionaban ininterrumpidamente y ahora sólo se accionan cuando es necesario. Con ello, según el analista de Tecnología de Procesos de Carrocería, Paulo Carneiro, el consumo medio bajó de 88,26 a 21,88 KWh, una caída del 75%. "Conectamos un variador de frecuencia a un sensor de temperatura", explica.

Los proyectos como este son sugeridos por los propios empleados, a través de la World Class Manufacturing (WCM), que es la metodología enfocada en la reducción de pérdidas y en el aumento de la productividad utilizada por la FCA en todo el mundo. Sólo el año pasado, más de 900 proyectos se desarrollaron sólo para reducir el consumo de energía eléctrica en la planta de Betim, un número tres veces mayor que el año anterior. Entre el 2015 y el 2018, la reducción del consumo equivale al abastecimiento de más de 16 mil residencias con cuatro personas. Y la meta es proseguir en este camino, claro.

La coordinadora de Medio Ambiente, Salud y Seguridad del Trabajo del Polo Automotriz Fiat, Flávia Vilas, cuenta que cada unidad operativa de la fábrica posee espacios dedicados a experiencias y prácticas de gestión ambiental y energía. "El objetivo es propiciarle a los empleados condiciones de explorar oportunidades nunca antes percibidas, buscando soluciones para el uso racional de energía, reducción de la generación de residuos, entre otros aspectos ambientales", dice.

En Pernambuco, en el Polo Automotriz Jeep, la preservación ocurre directamente en la mata. Allí, la fábrica de autos es, también, una fábrica de semillero, producidos para restaurar y preservar el bioma original de la región: la Mata Atlántica. "Durante siglos, esta región fue dominada por el cultivo de la caña de azúcar, que sustituyó la vegetación nativa", cuenta Danubia Lima, coordinadora del Programa de Biodiversidad. Según Danubia, 174 especies nativas de la región del entorno de la fábrica, en el municipio de Goiana, fueron identificadas en 2014 en asociación con las universidades federales de Pernambuco (UFPE) y Rural de Pernambuco (UFRPE), para iniciar el programa. Hoy, Jeep conmemora los resultados: cerca de 100 mil semilleros de 295 especies diferentes retoman su área, restaurando el paisaje de la Zona de la Mata pernambucana.

Dos chicas plantando arboles

Y eso es sólo el principio. El vivero de la fábrica tiene capacidad para producir 88 mil semilleros al año. La meta es alcanzar la plantación efectiva de 208 mil semillas hasta 2024, con la creación de 304 hectáreas de área verde y corredores ecológicos. "Es uno de los proyectos más relevantes de recuperación de la Mata Atlántica en curso en el país", confirma Danubia. Los lugares para la siembra son elegidos para formar corredores ecológicos capaces de conectar fragmentos forestales y atraer la fauna local. Las cámaras fotográficas utilizadas para monitorear la fauna en la región ya captaron imágenes de osos hormigueros y ocelotes, incluso acompañados de sus pequeños.

El diferencial de este programa es la participación de la comunidad. Guardabosques como Saberé se movilizan para identificar y recoger semillas y frutos en remanentes de la Mata Atlántica de la región, un trabajo esencial para recuperar el bioma. "Yo preservo lo máximo que puedo, como si las plantas fueran mis hijas", declara Saberé, que comienza sus actividades a las cuatro de la madrugada. En el vídeo siguiente le mostramos cómo:


Para completar el trabajo, el programa también cuenta con visitas al vivero de alumnos del 5º año de la Enseñanza Fundamental de las escuelas públicas del municipio, para experimentar en la práctica lo que aprenden en la escuela. Más de 1.200 alumnos han participado. Todos son invitados a plantar semilleros producidos allí. Y los profesores y supervisores también pasan por talleres de capacitación.

Al igual que el Polo Fiat, el Polo Jeep también destina el 100% de los residuos al reciclaje o reutilización. Es la primera planta del Nordeste brasileño a ser Vertedero Cero. En la región, esta conquista impulsó el desarrollo de la cadena de reciclaje en el entorno del Polo, generando con ello oportunidades de nuevos negocios. Este es el camino hacia el futuro.


Texto: Daniel Schneider

Fotos: Divulgación

Related Stories

¡Para la preservación del medio ambiente, somos Sello de Oro!

Read More

FCA defiende el uso del etanol para una movilidad con menos impacto sobre el medio ambiente

Read More