¡Para la preservación del medio ambiente, somos Sello de Oro!


Las 10 unidades de FCA en América Latina obtienen el sello de oro por el control de emisiones de gases de efecto invernadero y seis ya son neutros en carbono

02 de octubre de 2019 - Las diez unidades de producción de FCA en América Latina ganaron el Sello de Oro este año después del lanzamiento de sus inventarios de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y la verificación realizada por una auditoría externa. Seis de estas unidades se destacan por ser neutras en carbono (es decir, por compensar el 100% de las emisiones de carbono): la Planta Automotriz Jeep (Goiana) y FCA Jaboatão dos Guararapes, en Pernambuco; la Fábrica de motores de Campo Largo en Paraná; el Centro de Distribución Mopar Hortolândia, en São Paulo; la Unidad Powertrain de la Planta Automotriz Fiat y Mopar Betim, en Minas Gerais; Todas en Brasil. La encuesta para el Sello sigue la metodología del GHG Protocol, una herramienta que busca comprender, medir y gestionar las emisiones de GEI.

"Recibir el Sello de Oro es un reconocimiento del compromiso de FCA de reducir las emisiones generadas durante todo el proceso de producción con total transparencia. Desde el 2017, hemos estado utilizando la metodología reconocida del GHG Protocol, pero 2019 ha sido un año especial ya que nos hemos convertido en miembros del programa y todas nuestras unidades latinoamericanas ya han sido cubiertas", dice Neylor Bastos, Gerente de Medio Ambiente, Salud y Seguridad de FCA para América Latina.

GHG ProtocolGuilherme Lefèvre (Equipo del GHG Protocol), Bartira Amado (EHS FCA Betim Powertrain), Amanda Leite (EHS Latam) y Carolina Bastos (Equipo del GHG Protocol) en el Evento Anual del Programa Brasileño GHG Protocol, celebrado el 15 de agosto.

Todas las plantas tienen un indicador equivalente de carbono (CO2e) para el monitoreo mensual de los resultados. De enero a julio de este año, en comparación con el mismo período de 2018, FCA redujo las emisiones totales de carbono en un 16%. Para la analista ambiental de FCA para América Latina, Amanda Leite, estos datos están directamente relacionados con los proyectos, que "son desarrollados por equipos muy involucrados y comprometidos en la difusión de los conceptos de preservación ambiental". El "Carbono equivalente" es la convención que hace la equivalencia del potencial de calentamiento de los gases de efecto invernadero con el gas carbónico, para facilitar el control de las emisiones. Por lo tanto, el potencial de CO2 es 1 y el del metano, por ejemplo, es 24, precisamente porque es 24 veces mayor que el del gas carbónico. En el inventario de emisiones de GEI, todos los gases deben ser se informados como carbono equivalente.

Una de las iniciativas que ha contribuido al avance del indicador es el uso de etanol en la flota interna de FCA. Solo en el Polo Automotriz Jeep, de enero a julio de 2019, se ha dejado de emitir 3,372 toneladas de CO2e. “El etanol es un biocombustible y su producción viene de la caña de azúcar. Durante su crecimiento, la planta absorbe el CO2 de la atmósfera y, en la combustión en vehículos, ese gas carbónico se libera, cerrando el ciclo”, explica Amanda. Por lo tanto, al usar etanol como combustible estándar en la flota nacional, las unidades de FCA en Brasil reducen considerablemente las emisiones de GEI en comparación con el uso de gasolina.

En la Fábrica de motores de Campo Largo, uno de los proyectos para reducir las emisiones de GEI está relacionado con los secadores de aire para compresores. "Tenemos tres secadores de aire en la fábrica. Para evitar que el gas refrigerante escape a la atmósfera, tenemos válvulas de cierre en cada uno de los secadores", dice la analista ambiental de la unidad, Aline Bonato. La medida ha resultado en una reducción anual de 316 toneladas de CO2e y la práctica se puede ampliar a otras industrias.

Mopar HortolândiaCentro de distribución Mopar en Hortolândia (SP).

Según Paloma Fernandes, analista ambiental y líder del Pilar de Medio Ambiente del Centro de Distribución Mopar Hortolândia, "el hecho de que no veamos algunas de las emisiones atmosféricas de las actividades corporativas significa que muchas empresas no mitigan este impacto ambiental, y el Programa Carbono Neutro tiene exactamente este objetivo de mapear y reducir los aspectos ambientales". Ella dice que en noviembre de 2018, se realizó el estudio de iluminación en el Centro de Distribución Mopar y, de esta forma, descubrimos que la cantidad de bombillas (todas LED) estaba por encima de la requerida. Con el ajuste, pudimos reducir en un 30% el consumo de electricidad y, por supuesto, las emisiones relacionadas con esta economía. Además, solo por el hecho de que todas nuestras bombillas son LED, de por sí hay una reducción del 40% en el consumo de energía en comparación con las lámparas fluorescentes.

Este año, la unidad Powertrain del Polo Automotriz Fiat también se ha convertido en Carbono Neutro. La analista ambiental de la unidad, Bartira Amado, dice que dos acciones recientes han optimizado el uso de los hornos de producción del sistema de transmisión. Después del análisis técnico realizado por el personal de la unidad, fue posible programar paradas estratégicas de uno de los hornos sin afectar la producción. El ahorro de electricidad y gas natural representó una reducción anual de aproximadamente 875 toneladas de CO2e. La segunda acción es la automatización de los generadores de gas del horno, lo que ha generado una reducción adicional de 129 toneladas de CO2e por año. La Planta Jeep también invierte en la reducción del consumo de gas natural en uno de los hornos de la unidad: el horno de sellado, utilizado para pintar los techos bicolores de los automóviles. Según el analista ambiental de esta planta de producción, Diego Marques, el proyecto cambia la configuración de iluminación de los quemadores de este horno y, después de alcanzar la temperatura deseada, algunos de ellos se apagan temporalmente para ahorrar energía sin causar un cambio de temperatura. En las pruebas ya realizadas, se ha comprobado el mantenimiento de la calidad de la pintura y la posibilidad de ahorrar 7.132 toneladas de CO2e por año.

Powertrain Fiat BetimBartira con el equipo de tratamiento térmico en la Unidad Powertrain de la Planta Automotriz Fiat (Betim). En el fondo, los hornos de producción del sistema de transmisión.

“Desarrollamos el proyecto de concientización Capitán de Energía, un equipo de empleados que nos ayuda voluntariamente a implementar acciones simples como apagar las luces y los aires acondicionados en ciertos momentos, contribuyendo a la reducción del consumo de energía de la planta y, en consecuencia, a la reducción de las emisiones y al mismo tiempo difundimos una cultura sostenible", dice Adrianne Souza, la técnico de seguridad laboral en Jaboatão dos Guararapes. Además, esta y otras plantas del grupo FCA adquieren energía incentivada (eólica y solar, por ejemplo). La medida, además de reducir las emisiones de GEI cuando estas fuentes se comparan con otras disponibles en Brasil, como la térmica y la hidroeléctrica, es también otro incentivo para la producción de energía renovable en el país.

El programa Carbono Neutro de la FCA prevé la medición, gestión, reducción y mitigación de las emisiones de GEI de las actividades diarias de sus diez unidades de producción en América Latina. Para este fin, cada uno de ellos, además de producir informes para el inventario institucional del grupo, desarrolla acciones de compensación. Para las emisiones que no se pueden eliminar, se elabora un plan de compensación, según Amanda, "con una inversión proporcional de créditos de carbono en proyectos del Mecanismo de Desarrollo Limpio de la ONU, el Certified Emission Reductions (CER), reconocido mundialmente".

Otra acción que contribuye a reducir las emisiones de GEI en la FCA son los programas de protección de la biodiversidad y las reservas de carbono. En la Planta Jeep, el área que en otro momento tenía apenas un monocultivo de caña de azúcar ahora se está reforestando con plántulas del bioma original de la Mata Atlántica. Así, para el 2024, habrá 304 hectáreas de áreas verdes y corredores ecológicos. En la Fábrica de Motores Campo Largo, hay un área de 106 hectáreas de bosque con más de 50 especies de plantas diferentes (incluida Araucaria), 82 especies de aves y seis especies de mamíferos. El sitio también tiene cinco manantiales preservados. Juntos, los programas de estas dos plantas hoy día acumulan aproximadamente 107,000 toneladas de CO2 almacenado.

"Con el Programa de Carbono Neutro de la FCA en América Latina, estamos llegando a nuestro público interno y externo, difundiendo los conceptos de emisiones de GEI y lo que podemos hacer dentro y fuera de las unidades para contribuir a la lucha contra el cambio climático", concluye Amanda.


Texto: Vanessa Costa

Fotos: Divulgación

Related Stories

Sostenibilidad: el único camino posible para el futuro

Read More

FCA defiende el uso del etanol para una movilidad con menos impacto sobre el medio ambiente

Read More