Juerguista del Carnaval de Pernambuco

"Pernambuco tiene diez letras, pero ninguna se repite. Esto ilustra la diversidad cultural de la gente de Pernambuco".


Para apoyar las tradiciones del Carnaval y acercarse aún más a la cultura popular de Pernambuco, Jeep se une al holgorio con el Proyecto Ciclo Carnavalesco

10 de marzo de 2020 - ¿Cómo hablar de Carnaval y no pensar en el estado brasileño de Pernambuco? O más específicamente en la capital, Recife, donde tiene lugar O Galo da Madrugada, ese bloque que fue oficialmente reconocido por el Libro Guinness como el más grande del planeta, ¿recuerdas? O, aún, en Olinda, donde hay música para generar multitudes, títeres gigantes y juerguistas con disfraces para todos los gustos, subiendo y bajando las laderas. ¿Y el frevo? ¡Ah! Esto no necesita presentación, ya que es, esencialmente, el ritmo que más caracteriza al carnaval del estado.

Aunque las celebraciones de carnaval son más intensas en la Región Metropolitana de Recife, el festival popular más grande del mundo también revela sus encantos y lleva tradiciones centenarias en otras regiones del estado. En Goiana, en la Zona da Mata Norte por ejemplo, la cultura es palpitante y la ciudad hierve durante los cuatro días de la fiesta, con eventos espectaculares que los juerguistas no pueden criticar.

Hay más de 90 grupos de carnaval, con ritmos, bailes y expresiones como Caboclinho, Maracatu, de Baque Solto y Baque Virado, y Cavalo Marinho. Sin embargo, una de estas expresiones es bastante peculiar: la "Nación Negra Africana del Congo de Carne de Vaca". Única, la manifestación es exclusiva de la ciudad de Goiana y, este año, celebra sus 90 años en octubre.

Y nada es más natural para Jeep, cuyo Polo Automotriz se encuentra en Goiana desde hace casi cinco años, que participar y apoyar todo este movimiento cultural. Por esta razón, por su segundo año consecutivo, FCA disfruta de las festividades de Pernambuco con el proyecto "Ciclo Carnavalesco".

Para celebrar el cumpleaños de Pretinha do Congo y ayudar a rescatar la tradición de esta manifestación cultural, el Ciclo Carnavalesco desarrollará el proyecto "2020 - 90 años de fundación - Calificación y reinvención de un juego". Además, también apoyará al gigante O Galo da Madrugada y la celebración de talleres de gaita y banderas.

Para el Director de Comunicación Corporativa y Sostenibilidad de FCA para América Latina, Fernão Silveira, con el Ciclo Carnavalesco Jeep tiene la intención de insertarse en ese tejido cultural, económico y social de la Mata Norte del estado, ofreciendo condiciones para que las tradiciones culturales populares se mantengan vivas. “El proyecto se basa en gran medida en lo que cree la FCA: observar las comunidades en las que operamos, saber qué es relevante para ellas y convertirlas en protagonistas. Queremos insertarnos de una manera que tenga sentido y, considerando que Goiana es la capital nacional de los caboclinhos, tiene mucho sentido que invirtamos en la cultura de Pernambuco”, explica.


"Se trata de perpetuar la tradición de la cultura de Pernambuco y la historia de mi familia".

Caboclinho, Cavalo Marinho, Maracatu de Baque Solto o Baque Virado. Los ritmos, bailes y juegos existentes en la Zona de la Mata de Pernambuco son innumerables. Sin embargo, frente a las diversas expresiones culturales, hay uno que llama la atención por su singularidad: "Nación africana negra del Congo de Carne de Vaca". Exclusivo del municipio de Goiana, más que su nombre, la asociación se llama así por la presentación en sí que este año completa 90 años.

La historia cuenta que Pretinha do Congo apareció para mostrar que en las tierras de Goiás, cuya población era mayoritariamente indígena, también había negros. De origen africano, la manifestación cultural fue originalmente, como su nombre ya lo revela, formada por niñas más jóvenes y negras. Durante unos 70 años la asociación estuvo dirigida por Dona Carminha, hija del fundador, Antônio Manoel dos Santos. Hoy, seis años después de su muerte, su nieta Rafaela Ribeiro, de 27 años, junto con su madre, Dona Iracema, están a la cabeza del bloque, que tiene 45 personas.

Pretinhas do Congo en presentación en la Casa da Cultura, en Goiana (PE, Brasil)Exclusivas de la ciudad de Goiana en Pernambuco, las Pretinhas do Congo celebran su 90 aniversario a finales de este año.

Dada la importancia de Pretinha do Congo para la historia de la cultura de Pernambuco, Jeep comenzó, este año, el proyecto "90 años de fundación - Calificación y reinvención de un juego". El objetivo principal del proyecto es de no dejar que una tradición secular como esta, transmitida de generación en generación, se convierta en folklor.

Para Rafaela, la iniciativa dará un nuevo impulso al grupo en medio de tantas dificultades encontradas en el camino para poner el bloque en la calle. “Fue muy difícil debido a problemas financieros. Pero este proyecto revivirá nuestra asociación. Si mi abuela estuviera viva, ella estaría muy feliz”, dice, conmovida.

El consultor cultural Osmar Barbalho ha estado trabajando codo a codo con las Pretinhas y dice que ya hay una preparación para que empiecen a "transitar" a través de la burocracia y salir aún más fortalecidas. “Vamos a organizar los asuntos fiscales, registrar una nueva junta y enseñarles el camino para que puedan acceder a las políticas públicas existentes. Esto significará la perpetuación del grupo”.

El proyecto ya está dando sus frutos. Esto se debe a que este año la Pretinha do Congo ya está programada para realizarse en Recife, capital de Pernambuco, lo que antes no ocurría. “Con nuestro estatuto y documentos atrasados, ni siquiera podíamos actuar en otro lugar. Estábamos restringidas a Goiana y nada más”, detalla Rafaela.

Pretinhas do Congo actuando en Ponta de Pedra.Los uniformes de la asociación serán completamente remodelados a través del proyecto.

Además de ayudar a resolver problemas burocráticos para que tengan acceso a las políticas públicas, el proyecto también dará una nueva cara a las asociaciones, con nuevos disfraces, y buscará la mayor cantidad de información, tradición y letra de canciones, transmitidas oralmente y cantadas durante casi un siglo. "Hay muchas canciones que realmente no recordamos", explica Rafaela, calculando que debe haber más de 50 canciones creadas por las Pretinhas do Congo. “Será genial rescatar todas las canciones. Será la perpetuación de la cultura de Pernambuco y la historia de mi familia”, conmemora.


Una nueva generación de gaiteros

Wildemir do Nascimento Silva nació en Goiana, Mata Norte de Pernambuco, en 1989. En el mismo año y en la misma ciudad, su padre fundó Agremiação Caboclinho Tupynambá. Los dos crecieron juntos, y hoy, a la edad de 30 años, Wildemir recuerda que su infancia era una mezcla de colores y destellos de los disfraces, los ensayos y espectáculos del grupo de carnaval. Sin embargo, un aspecto llamó su atención desde que era un niño: el sonido. Más específicamente la gaita. “La música hecha por este instrumento es hermosa. Vi a los gaiteros tocando y, desde que era niño, siempre quise aprender”, recuerda.

La gaita es el personaje musical principal de los Baques, como se les llama a las "Orquestas" de las manifestaciones culturales Caboclinhos y Tribu de Indios. En las palabras de Wildemir, la gaita es el "corazón" del evento. "Si no existiera, sería como estar en una orquesta sinfónica y no tener un violín". El sueño de aprender a tocar el instrumento comenzó a realizarse en 2018, cuando tenía 28 años y participaba en un taller realizado por Jeep para aquellos que forman parte de un Caboclinho o Tribu de Indios.

Taller de gaita realizado por Jeep en 2018.Wildemir (con una gorra gris y una camiseta verde) con otros estudiantes durante el taller de Gaita celebrado en 2018.

 Bandera oficial de la asociación Caboclinho TupynambáWildemir sueña con ser el gaitero oficial de su asociación y para ello tiene el apoyo de Jeep.

Entre los ritmos que Wildemir aprendió están la Tesoura (o Guerra), Perré, Macumba do Índio y Toque do Baião. Desde entonces, para aquellos que soñaban con tocar la gaita, pero que solo podían ser parte del grupo de baile, las cosas han cambiado mucho. “Después de participar en el taller, ahora soy responsable de todo el ensayo con gaitas. Ahora sí, estoy haciendo lo que me gusta”, dice. Y el aprendizaje no termina ahí. Este año, Wildemir participará en el segundo taller ofrecido por Jeep. "Esta vez en el módulo avanzado", dice, todo orgulloso.

El taller de este año es una rama de lo que fue realizado por Jeep en el 2018. Además del módulo avanzado también ofrecerá uno para principiantes. En total, se otorgarán 30 estudiantes. Para la realización de las clases, los participantes reciben una gaita hecha de material de PVC y, al final, un certificado de participación. Las clases empezarán en abril y continuarán hasta junio. En agosto, empiezan de nuevo y terminan en noviembre.

El consultor cultural, Osmar Barbalho, dice que Goiana es una ciudad donde la cultura de los caboclinhos, y consecuentemente la gaita, siempre ha estado muy viva, pero que no tenía estructura para enseñar a nuevos gaiteros, lo que aumentó el riesgo de que el evento terminara por perderse. "Es por eso que este taller es fundamental: es el mantenimiento de la tradición de los gaiteros y la cultura popular de Pernambuco y Goiana", explica.

De las 22 personas que participaron en el taller celebrado en 2018, Osmar dice que tres han participado en el carnaval del año pasado como gaiteros dentro de las asociaciones de las que forman parte. Y si dependen de voluntad y animación, Wildemir dice que será el próximo. “Estoy muy ansioso por expandir aún más los ritmos que ya conozco. Esta vez cumpliré mi sueño de convertirme en el gaitero oficial de mi club”, dice.



"Las banderas son verdaderas obras de arte"

bandera del Leão da Fortaleza durante el taller de Banderas realizado por JeepEntre agujas, hilos, terciopelo y lentejuelas, la nueva bandera de Leão da Fortaleza, bordaba durante el Taller de Banderas celebrado en 2018.

De los casi 40 años que tiene, han pasado al menos diez años desde que el Maracatu de Baque Solto Leão da Fortaleza, de Goiana, había dejado de tener una hermosa bandera bordada sobre una tela aterciopelada, que representa sus identidades. “Debido a la dificultad financiera, utilizamos productos que eran baratos y que podían pegarse. Pero era frágil y la bandera solo duraba un carnaval”, dice el presidente del grupo, Erivaldo Francisco de Oliveira, conocido como Peu do Maracatu.

La vida de la asociación, sin embargo, ha cambiado desde 2018, cuando Leão da Fortaleza fue parte del primer Taller de Banderas realizado por Jeep. Durante seis meses, Peu y otros 14 formaron parte del taller, impartido por el artesano de Pernambuco y Maestro del Bordado, Manoelzinho Salustiano.

Juntos, hicieron una bandera "de respeto", como bromea Peu, y con la que la asociación se presentó en el carnaval del año pasado. "Por primera vez, nuestra bandera fue bordada con lentejuelas número 8. Fue un sueño para nosotros y eso fortaleció aún más nuestra asociación", celebra.

La bandera utilizada el año pasado será la misma para el carnaval de este año. "Es firme y fuerte", confirma Peu, quien participará en el segundo año del Taller promovido por Jeep. Esta vez, como coordinador junto al maestro Manoelzinho. "Ha llegado el momento de ayudar a otras asociaciones a hacer realidad el sueño de una nueva bandera", dice.

Una gran noticia para este año es que los grupos de carnaval que participaron en la Oficina de Banderas en 2018 exhibirán sus resultados en el bloque O Galo da Madrugada, que tiene lugar el sábado de Zé Pereira, como se le dice al primer día de la fiesta.

En total, 14 asociaciones de las ciudades de Goiana, Itapissuma, Itambé, Itaquitinga, Aliança, Buenos Aires y Tracunhaém participarán en el taller este año. El trabajo de fabricación comenzará después del carnaval y durará unos cuatro meses. “Es un trabajo lento porque hay que hacerlo muy bien. Las banderas son verdaderas obras de arte. Solo conocen su importancia aquellos que son parte de un club”, dice el maestro Manoelzinho.

Además de la dedicación, el trabajo involucra materiales de mucha durabilidad, como hilo, nylon y lentejuelas. "La bandera es bordada, no se aplica pegamento", garantiza. Manoelzinho explica que el objetivo del taller es enseñar a cortar, crear diseños y bordados o, en sus palabras, "enseñarles a pescar y no a darles el pescado". ¡Y nada de imponer la propia voluntad! Para él, la cultura popular debe tener el alma de cada grupo. "Tienen que tener libertad porque el carnaval es libertad".

Para el Maestro de los Bordados, este es el objetivo principal del taller: proporcionar condiciones para que los grupos de carnaval se mantengan vivos. "El ofrecer la capacidad de poder crear es lo que hará que las asociaciones se perpetúen durante muchos, muchos años", dice.


Texto: Isabela Alves

Fotos: Divulgación

Related Stories

La música como herramienta de transformación social para toda una comunidad

Read More

"El lugar de una mujer también está detrás del volante, si ella quiere"

Read More