Sign In

Jeep entra en la danza de los 75 años de la "Reina de la Ciranda"


Libro, exposición y fiesta celebran el cumpleaños y la trayectoria de la cantante Lia de Itamaracá, Patrimonio Cultural Vivo de Pernambuco

6 de febrero de 2019 - Mujer imponente de un metro ochenta, dedos largos, voz fuerte y sonrisa ancha, María Magdalena Correia do Nascimento transformó la isla de Itamaracá donde nació y creció, en la costa norte de Pernambuco, en su apellido artístico. Se transformó en "Lia de Itamaracá" aún niña, a los 12 años, cuando comenzó a participar en ruedas de ciranda. La "Ciranda" es una manifestación cultural marcada por una danza en la que las personas se dan las manos y se mueven de forma ritmada y armónica formando un enorme, círculo. "Perdí la cuenta de cuántas veces fui a la playa de Jaguaribe para cantar y bailar ciranda", recuerda ella. "Pero fue allí donde me entró ese deseo de ser 'cirandera'".

Seis décadas más tarde, Lia ha acumulado otros títulos: "Reina de la Ciranda", "más grande cirandera de Brasil", "diva de la música negra" y, desde 2005, "Patrimonio Vivo de la Cultura" del Estado de Pernambuco. En un fragmento del libro, Lia cuenta cómo fue recibir este último título: "Fui haciendo lo que siempre he hecho. Tengo mucho amor por eso. No me canso, no desisto. Me gusta la ciranda, amo la cultura. Si yo me merezco ese tipo de homenaje, que lo diga el pueblo". Después llevar la cultura de Pernambuco a países como Francia, Alemania, Portugal e Inglaterra, llegó el momento de registrar en un libro su historia. "Lia de Itamaracá: 75 años de ciranda con resistencia, sonrisas y simplicidad" fue producido con el patrocinio de Jeep, que también apoyó la realización de la exposición "Reina de la Ciranda". La edición del libro de 80 páginas que registra a Lia en relatos y fotos (em venta por el email producaoliadeitamaraca@gmail.com) es de la editorial SinsPire, cuyo espacio (localizado en Rua da Guia, Barrio de Recife) alberga la exposición que sigue abierta al público hasta el 5 de marzo (Carnaval).

"En los 75 años de la vida de Lia, expresamos nuestro reconocimiento al papel esencial del arte para las personas y la acogida que recibimos del pueblo pernambucano", dice Fernão Silveira, director de Comunicación Corporativa y Sustentabilidad de la FCA para Latinoamérica. Para él, incentivar la creación del libro, más que homenajear a un gran artista, es reconocer la importancia, la riqueza y la fuerza de la cultura popular de la región donde el Polo Automotriz Jeep está instalado desde 2015.


La curadora del libro y de las conmemoraciones en torno a los 75 años de Lia de Itamaracá, María Luciana Nunes siempre fue apasionada por la figura de la Reina de la Ciranda y tenía el sueño de contribuir con su historia. "Fue cuando tuve la idea de hacer un libro sobre su vida, la exposición y el cumpleaños en Recife. "Por cierto, fue la primera vez que ella había conmemorado un nuevo año de vida fuera de Itamaracá", dice, refiriéndose al 12 de enero, fecha del cumpleaños.

Lia es la única, de una familia de 18 hermanos, que decidió seguir el camino artístico. "El don que tengo fue Dios quien me lo dio. En mi familia, nadie canta, nadie baila. Sólo yo quise ser artista y lo soy. Yo soy Lia", dice, feliz por su trayectoria. Aunque cantar fuera todo lo que Lia siempre había soñado en la vida, durante 30 años trabajó sirviendo la merienda en la Escuela Estatal de Jaguaribe, hasta jubilarse en 2010. "Claro que el trabajo de servir meriendas no me deshonra, pero la música siempre fue mi sueño", nos cuenta.


Entre vestidos utilizados en shows, cuadros y objetos personales -como la caja de cartas-, de la casa de Lia para darle vida a la exposición, Luciana destaca la fuerza de la bailarina. "Tuvimos una colaboración enorme para realizar todo esto. "Hicimos alianzas con diversos artistas y con Jeep, que ya tenía esa mirada muy cuidadosa con Lia y quería incentivar y preservar la cultura de Pernambuco".

Aunque describa el proceso de creación del propio libro como "fácil", Lia de Itamaracá revela que nunca le había pasado por la cabeza tener su vida escrita, pero dice estar feliz con el resultado, el cual ella llama de "gran momento" de una larga biografía. "Ante tanta resistencia para mantener la ciranda de pie, es muy importante sentirme valorada. Todo esto fue hecho por amor a Lia y a la cultura popular", dice, usando la tercera persona para hablar de sí misma. A los artistas regionales, Lia les da un recado: "Si quieren resistir y llevar la ciranda al mundo, no desistan. Más tarde, prosperará. La tristeza no puede con el que es feliz".


Texto: Isabela Alves

Fotos: Alfeu Tavares (superior) y Henrique Lima

Historias Relacionadas

​Un Jeep (y una guerra mundial) como enlace entre padre e hijo

Read More

"Las cosas van bien cuando nos gusta hacerlas. Y realmente me gusta lo que hago."

Read More